ORGANIZACIONES AMBIENTALISTAS Y DE NATIVOS RECHAZAN NUEVOS POZOS EN PROYECTO CAMISEA

Aidesep, organización nacional de los pueblos indígenas, junto a organizaciones ecologistas y de derechos humanos nacionales e internacionales llaman al Banco Interamericano de Desarrollo para que se realice una auditoría socioambiental independiente sobre el proyecto de gas de Camisea antes de firmar el contrato del préstamo, señala un comunicado conjunto con Amazon Watch y Amazon Alliance.

 

 

 

Aidesep es una de las dos organizaciones de nivel superior de la amazonía peruana. La otra es la Confederación de Nacionalidades Amazónicas del Perú, CONAP, cuyos líderes mantienen una comunicación fluida con los consorcios que realizan los trabajos orientados a la explotación de las reservas de gas de Camisea.

 

 

 

"Dada la situación grave de salud de los Nanti, llamamos para el retiro de los pozos de Camisea dentro de la reserva Nahua Kugapakori, especialmente exigimos la suspensión de cualquier actividad planteada en los pozos Cashiriari y los gasoductos secundarios propuestos para 2005 dentro de la reserva", señaló Antonio Iviche, presidente de Aidesep.

 

 

 

Iviche, la directora ejecutiva de Amazon Watch, Atossa Soltani; y otros dirigentes de organizaciones que dicen defender los derechos de los pueblos nativos del Bajo Urubamba, se reunieron con el vicepresidente del BID, Dennis Flannery, para expresarle sus preocupaciones y, sobre todo, pedirle que se suspenda la perforación de pozos en la reserva y se financie una auditoría independiente en la zona de actividades.

 

 

Según Aidesep, existe un informe del Ministerio de Salud de Perú que da cuenta de graves problemas en la salud de las poblaciones asentadas en los alrededores de los campos de gas. "Entre el 80 y 90 por ciento de la población ha contraído enfermedades y había muertes de más de 7 por ciento de la población, la mayoría menor de cinco años de edad", dice el pronunciamiento.

[Volver]